Toll free: 01800.501.0101

Toll free: 01800.501.0101

Help and support for your child and adolescent.  The success of your child’s weight loss, depends largely on the parents’ commitment to help.

If you accept your child at any weight, it is more likely that he/she will feel good about himself/herself.

  • You cannot tell your child what to eat and how much exercise to do, you need to become his/her role model.
  • Evaluate your own eating habits, activity and behavior.
  • Find reasons to praise your child’s efforts. Celebrate small changes, but do not reward with food. Find other ways to recognize his/her achievements.
  • Talk to your children about their feelings. Help them find ways to deal with emotions that do not involve eating.
  • Modify their current behaviors in small and permanent steps. Make additional changes only when the previous ones have been firmly implemented.
  • It is almost inevitable for you or your child to slip from time to time, maybe you will overeat at a party, or it will be difficult to keep an exercise routine during some time. After a setback, return to the goals that have been set, encouraging your children without criticism to continue their efforts.
  • It is important that the whole family is committed.

Miths about obesity

"My son/daughter and I are to blame for his/her overweight problem."  

  • Nobody is to blame, it is a multifactorial disease.

"My child’s overweight problem requires immediate solution."  

  • There are no easy answers to the overweigth problema. Many of the quick solutions are dangerous and harmful to health.
  • Long term work with the pediatrician and the health care team offers the best opportunity for long-term success.

"My child will grow up and will catch up with his/her weight."  

  • Depending on the level of physical activity and eating habits, your child will likely gain weigth while growing up.

"My child might seem obese if compared to the growth charts, but all my family has heavy bones, so there is no weight problem."  

  • If your child exceeds the normal range for his/her age and height, meets the criteria to determine overweight or obesity, which has important implications for their health.

  "Since my child weighs more, he/she needs more food to keep growing adequately."  

  • You need to rely on your pediatrician’s or nutritionist’s advice and make sure that your child eats portions that allow him/her to maintain a healthy weight.

Medication and surgery

Although surgery is rarely used in children and adolescents, Bariatric surgery may be an option, but does not guarantee that your child will lose all excess weight, or weight will be sustained.

As for medication, it is rarely prescribed to adolescents and their effects are unknown.

Healthy diet and exercise

Making small changes in your child’s diet and physical activity can make a big difference in his/her health. Here are some recommendations to have a healthy family lifestyle:

  • When shopping groceries, choose fruits and vegetables.
  • Involve your child in grocery shopping and food preparation.
  • Do not use food as a reward or punishment.
  • Limit sweeten beverages, including those containing fruit juice.
  • Use low-fat recipes and cooking methods.
  • Limit white carbs: rice, pasta, white bread and sugar.
  • Eat slowly. Everybody detects better how hungry or satisfied we are when we eat slowly.
  • Limit the number of times you eat outside, specially in fast food restaurants, to once a week.
  • To increase the activity level of your children, limit the time they watch TV to less than 2 hours a day, practice activities your children like.

Timely detection

To watch your child daily does not provide enough information to know if his weight is healthy.

It is necessary that the pediatrician calculates your child’s BMI in every routine checkup, using the height/size relationship.

Growth charts and their values, help determine if your child is overweighed or obese. If your child has a BMI over 85% and below 95% compared to children of the same gender and age, he/she suffers obesity.

A growing problem in our children and adolescents

One out of four children in Mexico suffers overweight or obesity, and the number keeps growing. In total, approximately 10 million children and adolescents suffer overweight in our country.

Child and adolescent obesity is particularly worrisome because it significantly increases the risk of developing chronic complications such as cardiovascular diseases and diabetes, currently the two leading causes of death in Mexico.

To help keep your child on a correct weight, do not force him to eat when not hungry, do not use food as reward, limit sedentary activities and encourage activities that involve exercise.

Information for family and friends

Children cannot modify their eating and activity habits by themselves, they need family and friend support.
To increase your child’s probability of success:

  • Commit as a family to the new eating habits. If not, your child could feel isolated or resent.
  • Be ready to implement small and gradual changes, because they are easir to incorporate to your daily routine.
  • Set easy to reach goals for your child and your family.

Ayuda y apoyo al pequeño y al adolescente.  El éxito de la pérdida de peso en tu pequeño, depende en gran medida de tu compromiso como padre para ayudarlo.

Si aceptas a tu hijo en cualquier peso, es más probable que se sienta bien consigo mismo.

  • No puedes solamente decirle a tu hijo qué comer y cuánto ejercicio hacer, necesitas convertirte en su modelo a seguir.  
  • Evalúa tus propios hábitos de alimentación, actividad y conducta.
  • Encuentra razones para elogiar los esfuerzos de tu hijo. Celebra cambios pequeños, pero no lo recompenses con comida. Encuentra otras formas de reconocer sus logros.
  • Habla con tus hijos acerca de tus sentimientos. Ayúdalos a encontrar formas de lidiar con sus emociones que no involucren comer.
  • Modifica sus conductas actuales en pasos pequeños y permanentes. Haz cambios adicionales únicamente cuando los previos se han podido implementar de manera firme.
  • Es casi inevitable que tú o tu hijo tengan un resbalón de vez en cuando quizá coman en exceso en una fiesta o se les dificulte mantener su rutina de ejercicio durante alguna temporada.  Después de un revés, regresen hacia las metas que se han propuesto, estimulando a tus hijos a seguirse esforzando y sin criticarlos.
  • Es importante que la familia entera se comprometa.

Mitos acerca de la obesidad.

"Mi hijo(a) y yo tenemos la culpa de su problema de sobrepeso."  

  • Nadie tiene la culpa, es una enfermedad multifactorial.

"El problema de peso de mi hijo requiere de una solución inmediata."  

  • No existen respuestas fáciles para el problema de sobrepeso. Muchas de las soluciones rápidas son peligrosas y dañinas para la salud.
  • El trabajo a largo plazo con el pediatra y el equipo de salud ofrece la mejor oportunidad para el éxito a largo plazo.

"Mi hijo se estirará y se 'emparejará' con su peso."  

  • Dependiendo del nivel de actividad física y de los hábitos alimentarios, tu hijo(a) muy probablemente continuará aumentando de peso al crecer.

"Mi hijo puede parecer obeso en las tablas de crecimiento, pero toda la familia tiene huesos pesados, así que no tiene un problema de peso."  

  • Si tu hijo(a) excede el rango normal para su edad y estatura, cumple con los criterios para definir sobrepeso u obesidad, lo cual tiene implicaciones importantes para su salud.

  "Como mi hijo pesa más, necesita más comida para conservar un crecimiento adecuado."  

  • Necesitan apoyarse en el consejo de su pediatra o nutriólogo y asegurarse de que tu hijo consuma porciones que le permitan mantener un peso adecuado.

Medicamentos y cirugía.

Aunque la cirugía rara vez es utilizada en niños y adolescentes. La cirugía bariátrica en casos especiales y después de una evaluación médica y psicológica multidisciplinaria  puede ser una opción, aunque no garantiza que tu hijo pierda todo el exceso de peso o  su peso  sea sostenido. Tampoco reemplaza el seguimiento de una dieta saludable y la práctica de ejercicio.

En cuanto a medicamentos, estos rara vez son prescritos en adolescentes y sus efectos a largo plazo en este grupo etéreo son desconocidos.

Buena alimentación y ejercicio.

Hacer pequeños cambios en la alimentación y actividad física de tu hijo, puede hacer una gran diferencia en tu salud. Te presentamos las principales recomendaciones para llevar un estilo de vida saludable en el seno familiar:

  • Cuando hagan las compras, elije frutas y verduras.
  • Involucra al niño en las compras y la preparación de los alimentos. 
  • No utilices la comida como premio o castigo.
  • Limita las bebidas endulzadas, incluyendo aquellas que contienen jugos de fruta.
  • Haz recetas y métodos de cocina bajos en grasa.
  • Limita los carbohidratos blancos: arroz, pasta, pan blanco y azúcar. 
  • Coman lentamente. Todos detectamos mejor el hambre y la saciedad cuando comemos lentamente.
  • Limita el número de veces que comen fuera, especialmente en restaurantes de comida rápida, a una vez por semana. 
  • Para aumentar el nivel de actividad de tus hijos, límita el tiempo de televisión a menos de dos horas al día, encuentre actividades que a tus hijos les gusten.

Detección oportuna.

Es necesario que tu hijo sea valorado por su médico periódicamente y que en cada revisión de rutina el pediatra calcule el índice de masa corporal (IMC) de tu hijo, a partir de la relación entre su peso y su talla.

Las tablas de crecimiento  y sus valores ayudan a identificar si tu hijo padece  sobrepeso y obesidad. Si tu hijo tiene un IMC por encima del 85% y por debajo del 95% de los niños de su mismo sexo y edad, tiene sobrepeso. Si tu hijo tiene un IMC por encima del 95% de los niños de su mismo sexo y edad, tiene obesidad.

Un problema cada vez mayor en nuestros niños y adolescentes.

Uno de cada cuatro niños en México tiene sobrepeso u obesidad, y el número sigue creciendo. En total, aproximadamente 10 millones de niños y adolescentes tienen sobrepeso en nuestro país.

La obesidad infantil y del adolescente es particularmente preocupante porque aumenta significativamente el riesgo de desarrollar complicaciones crónicas como enfermedades cardiovasculares y diabetes, actualmente las dos primeras causas de muerte en México.

Para ayudar a mantener a tu hijo en un peso saludable, no lo obligues a comer cuando no tenga hambre, no utilices la comida como recompensa o consuelo, limite las actividades sedentarias, y fomenta las actividades que involucren ejercicio.

Asimismo, recuerda que apoyarte en nuestra clínica te permitirá tanto a ti como a tu hijo, beneficiarse  con los mejores programas de prevención o tratamiento: asistidos siempre del mejor equipo multidisciplinario e interdisciplinario de especialistas, que le diagnosticarán y darán el  tratamiento  adecuado de manera  pronta y precisa.

Información para familiares y amigos

Los niños no pueden modificar sus hábitos de alimentación y actividad por si solos, necesitan del apoyo familiar  y de sus amigos.
Para aumentar las probabilidades de que tu hijo tenga éxito:

  • Comprométanse como familia con los nuevos hábitos de alimentación. De otra manera, tu hijo puede sentirse aislado, privado o resentido.
  • Estén listos para implementar cambios pequeños y graduales, pues son más fáciles de incorporar a su vida diaria.
  • Fijen metas asequibles para tu hijo y tu familia.