El uso de cubrebocas es obligatorio durante tu estancia en el hospital

¡Seguimos cuidando tu salud! Recuerda: el uso de cubrebocas es obligatorio durante tu estancia en el hospital; con esto evitamos la propagación de enfermedades respiratorias.

Servicios de Salud
Ir a CIDyT-Maxi

CIDyT: Centro Integral de Diagnóstico y Tratamiento:

Clínica de Rehabilitación Cardíaca

Pon tu corazón en manos de los mejores

Ante cualquier enfermedad del corazón o cirugía, la rehabilitación cardíaca será tu mejor aliada para una recuperación exitosa ya que te ayudará a:

  • Prevenir enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión y obesidad.
  • Evitar que una enfermedad del corazón progrese o se complique.
  • Recuperar y mejorar la fuerza muscular si fuiste hospitalizado.
  • Reducir el riesgo cardiovascular o de presentar un infarto (sobre todo si aún no lo tienes y posees factores de riesgo que lo pueden propiciar).
  • Iniciar ejercicio después del diagnóstico de enfermedad cardíaca o de una cirugía.
  • Practicar deporte recreativo o de competición con parámetros de seguridad.
  • Mejorar tu calidad de vida.
  • Mejorar tu salud general e invitar a tu familia a un estilo de vida saludable.

La Sociedad Interamericana de Cardiología (SIAC) certifica que la Clínica de Rehabilitación Cardiaca del hospital Médica Sur es un centro de excelencia en prevención cardiometabólica.
Conoce más »

¿Por qué acudir a la Clínica de Rehabilitación cardíaca?

Nuestra Clínica de Rehabilitación cardíaca está pensada para ofrecerte un programa de atención cardiovascular con la valoración y tratamiento de un equipo integral constituido por cardiólogo rehabilitador, fisioterapeuras, especialistas en nutrición e intervención psicoterapéutica; todos ellos enfocados en la prevención de enfermedades del corazón y que, en caso de ya tenerlas, mejores tu salud cardíaca.

Si eres un paciente con alguno de estos factores de riesgo, condiciones o enfermedades, ponte en contacto y agenda tu cita de valoración:

  • Enfermedad de arterias coronarias: antecedente de infarto de miocardio y angina crónica.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Hipertensión arterial sistémica o pulmonar.
  • Enfermedad de las válvulas del corazón, válvula protésica o artificial.
  • Insuficiencia arterial periférica.
  • Enfermedades del corazón al nacer o congénitas (comunicación interauricular, ventricular, entre otras).
  • Cirugía de corazón como revascularización de arterias de corazón o cateterismo cardíaco (angioplastia coronaria y presencia de stents).
  • Receptores de trasplante de corazón, pulmón o riñón.
  • Preparación para una cirugía de corazón o reducción del riesgo de daño al corazón por quimioterapia (prehabilitación).
  • Deseas mejorar tu capacidad aeróbica y prevenir enfermedades cardíacas.
  • Pacientes con alto riesgo cardiovascular: diabetes mellitus, obesidad, triglicéridos altos, colesterol bajo o alto, etcétera.

¡Por latidos más sanos!

Una vez que nuestro equipo de especialistas te ha valorado con ayuda de pruebas cardiopulmonares y ergoespirometría, te daremos alguno de los siguientes programas integrales para que inicies tu rehabilitación con equipos especializados como cicloergómetros, telemetría, entre otros.

Pacientes hospitalizados

Fase 1. Es una rehabilitación temprana que inicia 12 horas después de que una enfermedad aguda del corazón ya se ha tratado o estabilizado en el hospital y se realiza en la habitación del paciente mediante evaluación cardiovascular y ejercicios basados en fisioterapia.

Pacientes que acuden al centro de rehabilitación

Fase 2. Se realiza en el centro de rehabilitación y nuestro equipo determina alguno de los siguientes programas con uso de cicloergómetro o bicicleta, además de consulta con nutriólogo y psicoterapeuta.

Enfermedad o condición Inducir
10 sesiones en cicloergómetro más fisioterapia, nutrición y psicología
Reforzar
20 sesiones de cicloergómetro más fisioterapia, nutrición y psicología
Consolidar
30 sesiones de cicloergómetro más fisioterapia, nutrición y psicología
Sin factores de riesgo cardiovascular (promoción de un estilo de vida saludable) x    
Factores de riesgo (entre 1 o 2) x    
3 factores de riesgo o alto riesgo cardiovascular   x  
Infarto agudo de miocardio   x  
Enfermedad valvular/congénita   x  
Preparación para inicio de quimioterapia (prehabilitación)   x  
Preparación a cirugía no cardíaca (prehabilitación)   x  
Insuficiencia cardíaca     x
Preparación a cirugía cardíaca prehabilitación     x
Posterior a cirugía cardíaca (trasplante, revascularización cardíaca, colocación de válvulas, etc)     x

Al concluir el programa de rehabilitación cardíaca, se describirán los avances obtenidos, así como recomendaciones dirigidas a tu médico tratante para continuar y fortalecer tu nuevo estilo de vida saludable.

Todos nuestros programas de rehabilitación cardíaca se te ofrecen un servicio integral:

  1. Evaluación médica inicial para conocer tu caso: realizar una historia clínica completa, revisión física y mental para identificar factores de riesgo cardiovascular, verificar el estado de tu corazón, determinar tu estado nutricional, establecer la seguridad del ejercicio y, sobre todo, conocer tus metas personales.
  2. Actividad física. Consiste en el diseño y ejecución de un plan de ejercicios con base en tus necesidades, siempre con la supervisión de un cardiólogo rehabilitador, así como de fortalecimiento osteomuscular por especialistas en fisioterapia. El equipo de rehabilitación te indicará las técnicas adecuadas del acondicionamiento físico, acompañándote durante todo tu proceso de cambio.
  3. Motivación para el cambio de estilo de vida. Te daremos apoyo por especialistas en nutrición y psicología para que puedas mejorar tu estilo de vida con la alimentación (selección y preparación de alimentos según las necesidades), el ejercicio (iniciarlo o fortalecerlo), dejar de fumar (evitar consumo y recaídas), cuidar tu salud mental (identificar las emociones y automotivación) y a cómo afrontar o manejar enfermedades crónicas.

La Rehabilitación Cardíaca (RC) es el área de la cardiología que promueve estrategias de salud desde una perspectiva integral para la atención de los pacientes que están en riesgo o que ya presentan una enfermedad cardiovascular, por lo que incluye: el control de factores de riesgo de enfermedad cardiovascular, ejercicio, nutrición, psicología, educación y apoyo social (McMahon SR, 2017).

Componentes básicos de rehabilitación cardiaca

La RC consiste clásicamente en tres fases:

  • Fase I: se refiere a pacientes hospitalizados que inician rehabilitación durante la hospitalización.
  • Fase II: actividad física supervisada, en un programa de ejercicio graduado, ambulatorio y monitoreado (uso de telemetría).
  • Fase III: es un programa de ejercicio duradero no monitoreado y es la puesta en práctica por el paciente en su hogar y comunidad. (McMahon SR, 2017).
  • Nutrición: la nutrición forma parte de los componentes de la rehabilitación cardiaca ya que permite: evaluar el estado nutricional del paciente, generar un plan nutricional con base a los macro nutrimentos de la dieta, además de implementar estrategias de salud como una dieta sustentable, cardiosaludable (DASH, mediterránea, entre otras) y contemplando las preferencias del paciente.

Con base en lo anterior, la rehabilitación cardíaca cuenta con objetivos específicos según las características del paciente:

  1. Prevención y control de factores de riesgo cardiovascular

    Actualmente, el tratamiento de los factores de riesgo como sobrepeso u obesidad, diabetes mellitus, dislipidemia, entre otros, debe contemplar una perspectiva integral con base en la evidencia clínica calidad y pleno respeto de la dignidad de los pacientes.

    En el caso de la rehabilitación cardíaca, existen diversos ensayos clínicos, como el estudio Missiri, que demuestran que la inclusión del ejercicio en pacientes en clínicas de obesidad (rehabilitación cardíaca en el paciente con obesidad) tiene un impacto positivo para la reducción del riesgo cardiovascular (El Missiri, A., 2021).

    Rehabilitación cardio-metabólica
    DIANA TERAPEÚTICA RESULTADO IMPACTO CLÍNICO
    IMC − 1.78 ± 1.46 KG Reducción
    Colesterol LDL − 25.76 ± 14.19 Reducción
    Colesterol HDL 5.61 ± 1.31 Incremento
    Triglicéridos − 38.29 ± 34.55 Reducción
    Glucosa − 7.26 ± 12.30 mg/dl Reducción
    Capacidad Aeróbica (Mets) + 1.85 ± 0.72 Mets Incremento
    Presión Sistólica − 11.61 ± 10.68 MMHG Reducción

    Referencias: El Missiri, A., Abdel Halim, W.A., Almaweri, A.S. et al. “Effect of a phase 2 cardiac rehabilitation program on obese and non-obese patients with stable coronary artery Disease”. Egypt Heart Journal, 73, 4 (2021). https://doi.org/10.1186/s43044-020-00119-4.

  2. Enfermedad cardiovascular establecida

    La Asociación Americana del Corazón (AHA) y el Colegio Americano de Cardiología (ACC) consideran que la RC es una indicación de Clase I en pacientes con antecedente de haber sido diagnosticados por una enfermedad cardiovascular tales como: síndrome coronario agudo, intervención coronaria percutánea, injerto de derivación de la arteria coronaria (CABG), así como en diversos escenarios de cirugía valvular e insuficiencia cardíaca con fracción de eyección reducida (Taylor RS, 2022).

    Enfermedad arterial coronaria:

    En el caso de la enfermedad arterial coronaria, un consumo de oxígeno máximo (VO2 MAX) más alto se ha asociado con tasas de mortalidad más bajas en pacientes con enfermedad arterial coronaria. Mejora la función endotelial, invierte la izquierda remodelación ventricular, (Taylor RS, 2022). La rehabilitación se asoció con un significado estadístico reducciones tanto en la mortalidad por todas las causas 20%, así como en la mortalidad por causa cardíaca 26% (Armbruster RA, 2013).

    Insuficiencia cardíaca:

    El Colegio Americano de Cardiología en su guía clínica 2022 sobre insuficiencia cardíaca, emite como recomendación 1A (recomendación fuerte con evidencia robusta) que estos tipos de pacientes pueden participar en los programas de rehabilitación para realizar entrenamiento físico (o actividad física regular) para mejorar el estado funcional, el rendimiento del ejercicio y la calidad de vida (Heidenreich PA, 2022).

    Enfermedad arterial periférica:

    La Sociedad Canadiense de Enfermedad Arterial Periférica recomienda los centros especializados en ejercicios y reducción de factores de riesgo con base en estudios como el de Anghel R, 2022, en donde los pacientes con enfermedad arterial periférica que ingresaron a un programa de rehabilitación cardíaca presentaron los siguientes resultados a 6 meses de seguimiento: el 77.3% mostraron una mejoría clínica de grado de hipertensión (p = 0,002), diabetes mellitus (p = 0.002). Abandono del hábito de fumar (p < 0.001), reducción del sedentarismo (p = 0.032) y mejoría de los lípidos y perfil de carbohidratos, así como parámetros de estado funcional e índice de rigidez arterial (p = 0.008), (Anghel R, 2022).

    Enfermedad valvular:

    Existe evidencia que los programas de rehabilitación cardíaca permiten incrementar la capacidad física y calidad de vida de los pacientes posterior a una cirugía de reemplazo valvular. En el estudio de Pollmann AGE, 2017, se evaluaron 146 pacientes que completaron un programa de rehabilitación cardíaca y como resultado se observó un VO2 pico que se incrementó un 16% de 21.6 a 24.8 ml/kg/min (p < 0.0001) y la distancia de caminata de 6 minutos en un 13 % de 349 a 393 m (p = 0.0016). La tasa de eventos clínicos fue mayor entre los no asistentes HR=2.46 (IC del 95 %, 1.26-4.80) (Pollmann AGE, 2017). Por otra parte, el estudio Copen Heart VR demostró la reducción de los reingresos hospitalarios en el grupo de intervención; después de 3, 6 (43% vs 59%, p = .03), y 12 (53% vs 67%, p = .04) meses, respectivamente (Sibilitz KL, 2022).

  3. Grupos especiales

    Rehabilitación cardio-oncológica:

    el ejercicio crónico se asocia con una disminución niveles de marcadores de estrés oxidativo y aumento de la capacidad antioxidante enzimática y no enzimática en los jóvenes, los de mediana edad y los ancianos (Venturini E, 2020). En los Estados Unidos, los pacientes que viven con cáncer mostraron una mayor prevalencia de infarto de miocardio (8.8% vs. 3.2%, p < 0,001). Con respecto al tratamiento quimioterapéutico, la AHA recomienda que los pacientes con enfermedad oncológica que cumplan los siguientes criterios deben incorporarse a un programa de rehabilitación cardíaca:

    1. Pacientes en tratamiento con dosis altas de antraciclina

      (ej. doxorrubicina ≥250 mg/m2, epirubicina ≥600 mg/m2) o radioterapia de dosis alta ≥30 Gy cuando el corazón está en el campo de tratamiento, o dosis más bajas de antraciclina en combinación con radioterapia con dosis inferiores.

    2. Pacientes en tratamiento con dosis más bajas de antraciclina

      trastuzumab y presencia de ≥2 factores de riesgo (tabaquismo, HAS, DM, obesidad, dislipidemia), edad avanzada (≥60 años) en el tratamiento del cáncer o función cardíaca comprometida (antecedentes IAM, FEVI limítrofe o baja, enfermedad valvular moderada).

    3. Tratamiento con dosis más bajas de antraciclina

      seguida de trastuzumab (Gilchrist SC, 2019).

    Objetivos

    Mejorar la actividad física

    Prevenir la fragilidad

    Reducir daño endotelial y riesgo eventos cardiovasculares

    Evita el Síndrome
    de
    desacondicionamiento

    Incrementar el VO2

    Control de factores de riesgo cardiovascular (DM, HAS, Dislipidemia)

    Mejorar la CRS en puntaje SF-36

    Mejorar la tolerancia al ejercicio

    Reducir riesgo de desnutrición y sarcopenia

    Reducir la estancia hospitalaria

    Mejoría del Linfedema

    Mejorar síntomas de ansiedad y depresión

    Elad B, Habib M, Caspi O. Cardio-Oncology Rehabilitation-Present and Future Perspectives. Life (Basel). 2022 Jul 7;12(7):1006. doi: 10.3390/life12071006.

    Mozaffarian D. Dietary and Policy Priorities for Cardiovascular Disease, Diabetes, and Obesity: A Comprehensive Review. Circulation. 2016 Jan 12;133(2):187-225. doi: 10.1161/CIRCULATIONAHA.115.018585

    Rehabilitación cardio-geriátrica:

    la cardiología geriátrica tiene como objetivo principal conciliar y alinear las vastas posibilidades de prevención, tratamiento y la rehabilitación que se han puesto a disposición a lo largo de los años a las necesidades integrales del paciente anciano. Por lo que, la rehabilitación da un enfoque integral orientado a optimizar las funciones y actividades que pueden verse como una combinación de evaluaciones diagnósticas e intervencionistas, tratamientos farmacológicos, fisioterapia y prevención (Pedretti RF, 2020).

    Prehabilitación a cirugía (cardíaca y no cardíaca):

    existe evidencia que la prehabilitación (ejercicios preoperatorios para la reducción de las complicaciones postoperatorias) da un impacto positivo sobre la capacidad funcional; en el estudio de Zheng YT se evaluó el efecto de un centro de rehabilitación cardíaca en pacientes que serían intervenidos en cirugía cardíaca, por lo que se observó una reducción significativa en la estancia en la unidad de cuidados intensivos (DM- = 1.35, IC 95% [− 2.64, − 0.06], P = 0.04; P para heterogeneidad < 0.0001, I2 = 88%) y función física después de la operación (P de heterogeneidad = 0.32, I2 = 12%, Z = 9.92, P de sobre efecto< 0.00001) (Zheng YT, et al. 2020).

 


Información sujeta a cambio sin previo aviso 11/AGO/2023 AFM