Toll free: 01800.501.0101

Toll free: 01800.501.0101

¿Qué es el glaucoma?

Es un grupo de enfermedades que tienen en común el daño al nervio óptico caracterizada por pérdida del campo visual en la cual la elevación de la presión intraocular (PIO) es uno de los factores primarios de riesgo, mientras que otros factores siguen siendo desconocidos

.m

¿Cuál es la presión intraocular normal?

El rango comúnmente aceptado de PIO normal en la población general es de 10-21 mm Hg. En la mayoría de los casos la elevación de la PIO es ocasionada por el incremento de la resistencia aumentada al flujo del humor acuoso.

¿Cuántos tipos de glaucoma existen?

  • Glaucomas primarios, por definición, no están asociados con ninguna alteración ocular o sistémica conocida que cause resistencia elevada al flujo del humor acuoso. Los glaucomas primarios usualmente afectan ambos ojos y pueden ser heredados.
  • Glaucomas secundarios, están asociados con alteraciones oculares o sistémicas responsables de la disminución del flujo del humor acuoso. El glaucoma secundario a otras enfermedades es frecuentemente unilateral, la predisposición hereditaria es menos común.

Existen por lo tanto dos variantes principales de glaucoma, el tipo más común es el llamado primario, de ángulo abierto o crónico simple.

La segunda variante es el glaucoma agudo o de ángulo cerrado.

¿Qué molestias ocasionan?

Glaucoma primario: Este no produce molestias al principio y no hay dolor, sin embargo, puede presentarse cansancio visual o falta de adaptación a la prescripción de anteojos. En este tipo de glaucoma se daña el nervio óptico tan lenta y gradualmente, que la persona no advierte la pérdida visual marginal (periférica) que es irreversible. Normalmente, este tipo de glaucoma se detecta con una revisión oftalmológica de rutina.

La pérdida de la visión marginal es irreversible.

Glaucoma secundario: los síntomas son muy alarmantes:

  • Dolor intenso que puede provocar náuseas y vómito.
  • Ojo rojo.
  • Visión borrosa.
  • Percepción de halos de colores.

Debido a la rapidez con la que aumenta la presión intraocular, el paciente puede perder la visión en cuestión de horas.

¿Cómo se detecta?

Su oftalmólogo dispone de varias pruebas, todas ellas indoloras para poder detectar el glaucoma.

  1. Tonometría: esta prueba se realiza con un instrumento llamado tonómetro que sirve para medir la presión intraocular. Una sola lectura de presión alta no significa que usted tiene glaucoma, puesto que puede presentarse la presión más alta de lo normal y no haber daño en el nervio óptico.
  2. Examen del nervio óptico: la presión ocular elevada puede dañar los tejidos de la parte posterior del ojo, especialmente al nervio óptico. Como resultado, algunas de las fibras nerviosas pueden dañarse y el nervio óptico con esto será presionado o "excavado". El grado de excavación es lo que el oftalmólogo determinará mediante un estudio llamado oftalmoscopía con él que se puede observar el daño al nervio óptico directamente.
  3. Campos visuales o prueba de la visión periférica o marginal. Este estudio proporciona un "mapa" del campo total de la visión. Si el glaucoma ha dañado algunas fibras visuales nerviosas en el campo visual, se verán como manchas negras.

Para decir que un paciente tiene glaucoma, es necesario que existan por lo menos dos de estos estudios con alteraciones. Si un paciente presenta presión intraocular alta, pero su nervio óptico y sus campos visuales están normales, no podemos decir que el glaucoma existe. Es por eso que se tienen que realizar las tres pruebas.

m

¿Cuál es el tratamiento?

Existen tres formas de tratamiento, médico, láser y el quirúrgico (cirugía). El objetivo del tratamiento es preservar la visión y esto dependerá de que usted siga las instrucciones exactas de su médico.

  1. Médico: los medicamentos para tratar el glaucoma disminuyen la presión intraocular, ya sea facilitando la salida de fluido del ojo o reduciendo la producción del fluido ocular.
  2. En la mayoría de los casos, el glaucoma puede controlarse efectivamente a través de medicamentos en forma de gotas oftálmicas. Sin embargo, algunos pacientes pueden requerir medicación oral. El oftalmólogo buscará la combinación más adecuada para cada paciente.

  3. Quirúrgico: está indicado en todos los casos, ya sea por glaucoma agudo, congénito o cuando el paciente presenta intolerancia a las gotas, o bien, exista falta de cooperación al tratamiento médico por parte del paciente. También se indica en los glaucomas crónicos, cuando a pesar de la medicación, el paciente tiene presión alta, pérdida progresiva del campo visual y cambios en la excavación papilar.
  4. Láser: otro método, es hacer una pequeña perforación en el iris para establecer comunicación entre las dos cámaras del ojo. Este procedimiento con láser, se indica cuando existe glaucoma de ángulo cerrado.

Importancia del glaucoma

La estimación de la ceguera mundial causada por el glaucoma primario de ángulo abierto excede los 3 millones de casos. Más de 100 millones de personas alrededor del mundo tienen elevación de la PIO, y aproximadamente 2.4 millones desarrollarán glaucoma primario de ángulo abierto cada año.

Obviamente el costo económico y social por este problema es elevado y es muy importante su detección temprana.

El glaucoma no se puede prevenir. No obstante, se puede prevenir la ceguera si el glaucoma se trata antes de que la presión del ojo haya tenido tiempo para dañar demasiado el nervio óptico.