Toll free: 01800.501.0101

Toll free: 01800.501.0101

Go to CheckUp-Maxi

Saber sobre una Enfermedad:

Trombosis venosa profunda

¿Qué es la trombosis venosa profunda (TVP)? 

Es la formación de un coágulo sanguíneo en una vena profunda, generalmente en las piernas. 

Este tipo de coágulo es peligroso porque puede desprenderse y desplazarse por la corriente sanguínea hasta bloquear las arterias del pulmón y provocar lesiones permanentes o la muerte.

¿Cuál es la causa? 

Existen varias causas que pueden ocasionar la TVP. Causas locales por una mala circulación o causas sistémicas es decir enfermedades de la coagulación. 

La causa más frecuente es la estasis sanguínea en las venas profundas o mala circulación, principalmente cuando el paciente ha estado mucho tiempo acostado o sentado sin realizar ejercicio muscular de sus extremidades. También puede observarse después de una cirugía pélvica o abdominal baja que complique a la circulación venosa como sucede en las cirugías ginecológicas o de próstata. En algunas personas puede ocurrir cuando permanecen sentados sin en viajes largos, sobretodo en pacientes con várices previas. 

Existen enfermedades en las cuales el paciente tiene un sistema de coagulación muy activo y se forman coágulos con mucha facilidad por ejemplo en quienes toman hormonales como los anticonceptivos, en pacientes con cáncer o en otras enfermedades específicas como el síndrome de antifosfolípidos.

¿Cuáles son los factores de riesgo? 

El riesgo de desarrollar TVP es mayor si: 

  • Está sentado por mucho tiempo.
  • Está inmovilizado o en cama.
  • Ha tenido cirugía ortopédica.
  • Se ha fracturado la cadera o la pierna.
  • Ha tenido cirugía de la pelvis.
  • Tiene sobrepeso.
  • Ha tenido un derrame cerebral.
  • Tiene insuficiencia cardíaca congestiva.
  • Tiene venas varicosas.
  • Tiene ciertos tipos de cáncer.
  • Está embarazada.
  • Usa anticonceptivos.
  • Algún miembro de la familia lo ha padecido.
  • Enfermedades como Lupus, o algún síndrome procoagulante (antifosfolípido)
  • Si consume tabaco

¿Cuáles son los síntomas y signos? 

Aproximadamente la mitad de las personas con TVP no tienen síntomas sino hasta que un coágulo le bloquea una vena principal pudiendo presentar 

  • Edema en pie, pierna o muslo.
  • Aumento de temperatura en el sitio afectado.
  • Enrojecimiento.
  • Dolor intenso en la pierna.
  • Calambres en la pierna durante la noche.
  • La piel de las piernas o de los pies se torna azulada.

¿Cómo se diagnostica? 

El diagnóstico es inicialmente clínico auxiliado por los antecedentes de insuficiencia venosa, una cirugía pélvica, sedentarismo prolongado y por lo abrupto del cuadro aunado a los datos de la exploración, sin embargo el especialista en Vascular Periférico realizará un estudio ultrasonido Doppler que consiste en escuchar el flujo sanguíneo venoso el cual se escuchará disminuido o interrumpido. Puede realizarse en casos especiales pletismografía y venografía con contraste. 

La pletismografía consiste en medir mediante un manguito de presión en el brazo o en la pierna cuánto tardan las venas en vaciarse. 

El ultrsonido doppler de las venas muestra el sitio del coágulo y la extensión de la obstrucción. 

La venografía con contraste se usa cuando los otros estudios no dan un diagnóstico concluyente; se inyecta un medio de contraste en el árbol venoso mientras que se obtienen radiografías, en general muestra cualquier bloqueo en el flujo venoso.

¿Cuál es el tratamiento? 

La TVP debe tratarse en medio hospitalario sobretodo cuando existe el riesgo de desprendimiento del coágulo ya que puede viajar a pulmones o cerebro además de que requiere de medicación que debe aplicarse por vía venosa. 

Anticoagulación: Para tratar la TVP se usan anticoagulantes (medicamentos que evitan la coagulación) de preferencia por vía venosa y en Hospital en donde se registran los tiempos de coagulación para evitar niveles riesgosos que ocasionen hemorragias. Una vez superada la fase aguda el paciente podrá continuar con su tratamiento oral en casa, con seguimiento de su coagulación a través de estudios de laboratorio. El tiempo de uso de los anticoagulantes varía de acuerdo a la enfermedad de base, cuando el problema de hipercoagulabilidad (riesgo de formar otros coágulos) es crónico, el paciente tomará los anticoagulantes indefinidamente, en otros casos podrá pasar a otros medicamentos que intervienen en la función plaquetaria (células que favorecen la coagulación). 

Reposo y vendaje compresivo: El reposo en cama es imprescindible en los primeros días del evento para evitar el desprendimiento del coágulo. 

El vendaje compresivo está prohibido en los primeros días del problema, pero una vez salvada la fase aguda podrá aplicarse y se incentivará el uso de media elástica en el tratamiento crónico.