Toll free: 01800.501.0101

Toll free: 01800.501.0101

Go to CheckUp-Maxi

Saber sobre una Enfermedad:

Relajándose en el tráfico

La vida actual nos ha forzado a pasar periodos muy prolongados en transportes, ya sean particulares o públicos. Esta situación sumada a la cantidad de vehículos que circulan en las vialidades, aumentan el estrés sobre los conductores y los pasajeros. 

Preguntas frecuentes

¿Qué efecto tiene el estrés mientras me traslado en un vehículo?

El estrés al que estamos sometidos mientras conducimos puede provocar dolor de cabeza y espalda, aumento de la tensión de los músculos de los hombros y brazos. En ocasiones el estrés puede llevarnos inclusive a presentar adormecimiento de manos. 

¿Qué puedo hacer para evitar estos efectos?

Para diminuir los efectos del estrés mientras se transporta puede usted mejorar su postura y hacer ejercicios sencillos con el cuello y las extremidades superiores. 

¿Qué ejercicios de cuello puedo hacer?

Realice movimientos suaves hacia delante, atrás y hacia los lados.

No haga movimientos circulares, ya que podría marearse y perder el control del vehículo o el equilibrio 

¿Cuáles ejercicios de miembros superiores?

  • Levante los hombros, los dos al mismo tiempo, luego alternados.
  • Haga círculos con los hombros  hacia delante y luego atrás.
  • Mueva los dedos.
  • Flexione y extienda los codos. 

¿Cuál es la postura más adecuada para conducir?

Coloque las manos sobre el volante, la distancia correcta es aquella en la que sus codos estén extendidos cómodamente. Su espalda debe estar en completo contacto con el respaldo del asiento. Las piernas deben quedar extendidas relajadamente para controlar los pedales. 

¿Cuál es la postura menos adecuada para conducir? 

El conducir demasiado cerca del volante además de peligroso aumenta la tensión sobre los músculos de la parte alta de la espalda.

Al colocar el asiento demasiado reclinado, usted deberá proyectar su cabeza hacia el frente para poder alcanzar a ver; esto provocará tensión en el cuello y espalda, lo que aumentará el estrés.

La tensión que deberá aplicar para controlar el volante, le puede provocar dolor en muñecas y codos.