Toll free: 01800.501.0101

Toll free: 01800.501.0101

Go to CheckUp-Maxi

Saber sobre una Enfermedad:

Enfermedad bipolar

¿Qué es?

La enfermedad bipolar es una enfermedad cíclica y crónica del sistema nervioso que afecta diversas funciones mentales de manera importante, principalmente el estado de ánimo, el pensamiento y la conducta de quien lo padece.  

Para su diagnóstico se requiere que la persona padezca uno o más episodios maniacos (o hipomaniacos), así como uno o más episodios depresivos (ver depresión).

 ¿A quién afecta?  

La enfermedad bipolar afecta aproximadamente al 1% de la población. Tiene una frecuencia prácticamente idéntica en hombres y en mujeres (a diferencia de la depresión que es más frecuente en mujeres). 

La enfermedad bipolar no sólo afecta a la persona que la sufre, también influye notablemente  en la vida de los familiares y gente cercana.

¿Cómo afecta? 

Si bien es muy conocido el sufrimiento provocado por la depresión, la manía puede afectar severamente, ya que, una de las características es el tomar decisiones absurdas y tener situaciones con consecuencias duraderas, como serían gastos excesivos, conductas vergonzosas y ofensivas. Parte del problema es que dado que el estado de ánimo está elevado, la persona no reconoce su enfermedad ni que esta fuera de control, por lo que se niegan a recibir tratamiento. 

Los pacientes con enfermedad bipolar tienen un riesgo de 10 a 15% de suicidio.

Signos y Síntomas

Un episodio maniaco se caracteriza por un periodo de un estado de ánimo anormal y persistentemente elevado o irritable, observable por los demás, que llega a perder el contacto con la realidad y dura al menos una semana. En este periodo han persistido por lo menos 3 síntomas de los siguientes:

  • Autoestima exagerada o grandiosidad.
  • Disminución de la necesidad de dormir (requiere menos sueño).
  • Más hablador de lo habitual. (verborrea)
  • Pensamiento acelerado que salta entre muchos temas.
  • Distractibilidad.
  • Aumento de actividad (trabajo, sexo, estudio) o agitación.
  • Involucramiento en actividades placenteras riesgosas (ej. compras).

Por otro lado, existe una versión más leve llamada hipomanía (enfermedad bipolar tipo 2). En ésta los síntomas son más leves, menos duraderos, típicamente no requieren hospitalización ni hay pérdida de contacto con la realidad.

Incluso, hay cuadros que presentan síntomas mixtos tanto de manía como de depresión.

Causas 

En la enfermedad bipolar es frecuente encontrar un componente familiar genético. Es ocasionado en buena medida por cambios en la bioquímica cerebral y no es por voluntad de quien lo padece. 

Es importante señalar que los episodios, tanto de manía como de depresión pueden tener un patrón acorde con las estaciones del año, donde la depresión es más frecuente en invierno y la manía en verano. 

La falta de sueño y el abuso de sustancias pueden desencadenar el inicio de un episodio maniaco.

Información adicional 

En algunas personas susceptibles, el uso de antidepresivos puede desencadenar episodios de manía llamado enfermedad bipolar tipo 3. Incluso en embarazo y parto lo pueden desencadenar.

Prevención

Si bien, por su origen genético, no es posible todavía prevenir la susceptibilidad a la enfermedad bipolar, si podemos recomendar algunos cuidados para  quienes ya han sido diagnosticados con este padecimiento: 

  • Evita desvelarte y consumir sustancias que te impidan dormir (como cafeína) pues la falta de dormir puede disparar un cuadro de manía.
  • Establece un acuerdo con tus familiares cercanos para que puedas ser atendido a la brevedad en cuanto se presente un episodio maníaco. Esto evitara que tengas más consecuencias  o te niegues a recibir tratamiento por la psicosis ocasionada por la enfermedad.
  • Tanto tú como tus familiares obtengan información confiable de tu médico psiquiatra sobre tu padecimiento
  • Toma tus medicamentos como te han prescrito, no los suspendas.
  • Evita o disminuye el consumo de alcohol, tabaco y drogas.
  • Recuerda que la manía es mas frecuente en verano y la depresión en invierno.

¿Qué hacer si hay sospechas? 

En general, quien padece un episodio maníaco no se da cuenta que algo malo está sucediendo, ya que su estado de ánimo está elevado. Son los familiares y gente cercana los que lo notan.  

Si sospechas que alguien cercano tiene los signos y síntomas mencionados es indispensable que lo lleves con un psiquiatra a la brevedad. Un cuadro maniaco puede evolucionar rápidamente. Algunos pacientes requieren ser internados en hospitales psiquiátricos, a veces contra su voluntad.

Atención en Médica Sur 

La enfermedad bipolar es campo de tratamiento del médico psiquiatra.

Pueden coexistir problemas que requieran de psicoterapia que sean ofrecidas por psicólogos, pero la atención primaria es campo de la psiquiatría. 

Encontrarás en esta liga la lista de psiquiatras certificados que ofrecen sus servicios en Médica Sur 

Más sobre del tema 

Puedes consultar algún libro sobre el tema (aunque esta en ingles):

  • Bipolar Puzzle Solution. Bryan L. Court y Gerald E. Nelson. Ed. Accelerated Development 1996.
  • Internet cuenta con algunos sitios con información confiable: www.psiquiatria.com.

Recomendaciones

Si sospechas que tú o alguna persona cercana padece enfermedad bipolar:

  • Acude a consulta con un especialista en psiquiatría (aleja la idea primitiva que esto es sólo para locos).
  • Intentar salir del problema "echándole ganas" sólo incrementa la sensación de culpa y responsabilidad.
  • Solicita ayuda de familiares, pero no conviertas esto en una convención de opiniones de gentes bien intencionadas, pero que no tienen conocimientos profesionales del tema.
  • Sigue las indicaciones de su médico, no te desesperes. El tratamiento de la enfermedad bipolar es complicado, pero el tomar los medicamentos adecuadamente, colabora a una mejoría.
  • El tratamiento está orientado para resolver el episodio y prevenir las recaídas, por lo mismo, puede parecer largo. No suspendas los medicamentos sin previa consulta médica.
  • Algunas personas recomiendan medir el nivel de litio en sangre. Todas las personas tenemos poco litio en sangre. En esta enfermedad, el litio se usa como medicamento, al igual que otros estabilizadores del estado de ánimo como pueden ser algunos anticonvulsivos o agentes que actúan en la serotonina o la dopamina.