Toll free: 01800.501.0101

Toll free: 01800.501.0101

¿Qué es? 

Las parasomnias son eventos que suceden al dormir y que son anormales.  

Las más frecuentes son el caminar dormido (sonambulismo), los terrores nocturnos y las pesadillas. Estas son las que comentaremos en dicho espacio. Existen otros tipos de parasomnias como serían el bruxismo (rechinido de dientes mientras duermen) y la enuresis (orinar dormido), comer mientras se duerme, entre otros. 

¿A quién afecta?  

Diversas parasomnias afectan en distintas edades. Las pesadillas pueden afectar a cualquier persona, mientras que los terrores nocturnos y el sonambulismo son más frecuentes en los niños. 

¿Cómo afecta? 

Las parasomnias pueden tener diversas consecuencias que van desde despertar con ansiedad, que los padres se angustien al observar conductas extrañas en sus hijos, hasta lastimarse al deambular dormidos. 

Signos y Síntomas  

Los terrores nocturnos y el sonambulismo comparten el mismo tipo de problema, pero la diferencia es de grado. En ambos existen conductas mientras se está dormido. En los terrores nocturnos el niño dormido, pero se puede incorporar en la cama, gritar, lloriquear, tiene cara de angustia, los ojos semiabiertos, se pueden ver sudorosos, y sin embargo, no logra despertar, no tienen sueños angustiantes, y de hecho, al despertar en la mañana no recuerdan lo que ha sucedido.  

En el sonambulismo, hay conductas más complejas como el caminar, abrir ventanas, bajar escaleras, etcétera. Una versión más leve es el hablar dormido (somnolóquios). En algunas ocasiones, durante el episodio pueden autolesionarse o lesionar a otros y no suelen recordar los episodios.

Las pesadillas son ensoñaciones terroríficas que despiertan con angustia al sujeto que las sufre 

Causas

Las pesadillas aparecen relacionados con épocas de estrés aunque se pueden producir sin causa desencadenante.

Existe un componente familiar y genético de predisposición a los terrores nocturnos y al sonambulismo. Frecuentemente tiene que ver con la maduración cerebral, por lo que lo más frecuente es que desaparezcan con la llegada de la adolescencia el dormir insuficiente y cansancio puede provocar un episodio de éstos. 

Información adicional 

Las pesadillas y los terrores nocturnos suelen confundirse. Los terrores nocturnos suelen suceder en la primera mitad de la noche, es difícil despertar a quien los padece, no hay ensoñaciones, ni memoria del evento; mientras que las pesadillas habitualmente aparecen en la segunda mitad de la noche; el paciente recuerda la ensoñación terrorífica que lo despertó.

Prevención 

Si su hijo(a) presenta sonambulismo o terrores nocturnos: 

  • No se preocupe demasiado, lo mas probable es que con el desarrollo desaparezcan los síntomas
  • Prémiale dormir una siesta breve durante la tarde
  • Proteja el ambiente del dormitorio, retirando los objetos potencialmente peligrosos.
  • Si quien tiene sonambulismo sal del cuarto dormido, dificulte la salida de la habitación y apertura de ventanas con doble manija.
  • Coloque lámparas conectadas a sensores de movimiento para evitar que se tropiece 

¿Qué hacer si hay sospechas? 

Lo primero es lograr que se realice una historia clínica completa. Para ello,  el médico puede requerir algunos estudios como puede ser un electroencefalograma y un estudio en el laboratorio de sueño llamado registro polisomnográfico nocturno para descartar otro trastorno del dormir

Atención en Médica Sur 

En Médica Sur se encuentra el único centro en México para trastornos del dormir con personal multidisciplinario que cuenta con especialista con título revalidado en esta especialidad. Acuda con nosotros y recibirá un diagnóstico oportuno y ético para resolver su problema.

Más sobre del tema 

Como evitar el insomnio infantil. Richard Ferber. Ed. Aguilar Simon & Schuster 1995.

Durmiendo como un niño. Gonzalo Pin, Rosario Genis. Parragón Ediciones 2003. 

Recomendaciones  

En los terrores nocturnos es importante asegurarnos de que la persona descanse lo suficiente, como sería una pequeña siesta después de comer en los niños. Los padres muy preocupados, cuando reciben información acerca de lo que realmente sucede, se tranquilizan y esto, incluso, disminuye la incidencia de estos episodios. 

En el sonambulismo es conveniente retirar del dormitorio todo aquello que pueda ocasionarle algún daño. El dormitorio debe estar preferente en la planta baja y se deben colocar barandillas en las escaleras, así como asegurar los cierres de puertas y ventanas. 

Si una persona sufre de pesadillas recurrentes puede acudir a psicoterapia para aprender a manejar las causas del estrés que está viviendo.