Toll free: 01800.501.0101

Toll free: 01800.501.0101

Go to CheckUp-Maxi

Saber sobre una Enfermedad:

Infecciones graves de las vías respiratorias en los niños

 Servicios dedicados a tratar las enfermedades del oído, nariz y garganta, proporcionándole atención y cuidados en tratamientos. De la mano con la Unidad de Cirugía de Estancia Corta, en caso de requerir un procedimiento quirúrgico. Así también conozca a nuestros otorrinolaringólogos especialistas en nuestro directorio médico. Si tiene alguna duda no dude en comunicarse con nosotros al 5424 7200 o escríbanos a: contactanos@medicasur.org.mx.

Causas

Hay que evaluar varias posibilidades antes de dar un diagnóstico.
Las infecciones de las vías respiratorias superiores son uno de los padecimientos más frecuentes en los niños, ocupando el primer lugar de consulta, principalmente en menores de cuatro años de edad. La mayor parte de los casos no tiene repercusiones importantes para nuestros niños. En su origen, la mayoría de estas infecciones es viral, pero potencialmente se pueden complicar con una sobreinfección bacteriana.

La evolución natural de una infección de las vías respiratorias superiores va desde los tres hasta los siete días, por lo que si llevamos un tratamiento adecuado y recomendado por nuestro médico, éste tiempo suele acortarse.

Cuando a  pesar de recibir un tratamiento adecuado, el niño no mejora, hay que evaluar otras posibilidades:

1. Si el bebé duerme alimentándose con biberón.

Este mal hábito predispone a infecciones repetitivas de las vías respiratorias superiores e inferiores (otitis media, sinusitis, neumonitis por aspiración).

2. Si se trata de un problema de hiperreactividad bronquial.

Hay que descartar que el bebé no tenga broncoespasmo.

3. Si se presenta un cuadro de alergia.

Los cuadros de vías respiratorias son muy frecuentes en los bebés que padecen alergia, por lo que hay que investigar si existen antecedentes familiares importantes para que esta se presente; además de investigar otros problemas asociados con alergia (dérmicos o gastrointestinales) que haya padecido el menor con anterioridad.

4. Si el bebé está expuesto al humo del tabaco.

En muchas ocasiones los niños son fumadores pasivos, siendo propensos a muchos riesgos, entre los que se encuentran padecimientos frecuentes de las vías repsiratorias. Por lo tanto, lo primero por hacer en retirar al menor del factor precipitante, dejando los padres de fumar.

5. Si el menor acude a una guardería.

Cuando los niños acuden a la guardería, aumenta en forma muy importante la frecuencia de infecciones respiratorias superiores, ya que cada compañerito enfermo representa un nuevo germen que puede afectar a su hijo.

6. Si está presente un reflujo gastroesofágico.

La mayor parte de los niños qe presentan reflujo, lo manifiesta desde los primeros meses de vida; sin embargo, en algunos niños el cuadro cursa en forma subclínica, la única manifestación son infecciones de las vías respiratorias superiores.

7. Si en el bebé habitan bacterias resistentes a antibióticos.

En raras ocasiones, las infecciones son causadas por bacterias resistentes a los antibióticos de uso habitual por lo que, a pesar de que cambiemos de un antibiótico a otro, continúa la sintomatología.

Por todo lo anterior, nosotros como pediatras tenemos que evaluar una y otra vez para descartar todo lo anterior antes de dar un diagnóstico.